Dar el pecho por primera vez

La lactancia materna presenta numerosas ventajas, tanto para la madre como para el hijo.

  • Bebé lactandoA corto plazo, al proporcionar al niño anticuerpos contra varias infecciones, la leche materna reduce considerablemente el riesgo de enfermedades gastrointestinales y respiratorias. El hierro que contiene es fácilmente asimilable por el bebé. En nosotras, las madres, la lactancia puede evitar hemorragias después del parto, y la retracción del útero es facilitada por las contracciones (llamadas entuertos), que aumentan bajo el efecto de la oxitocina que se produce al dar el pecho al bebé.
  • La lactancia también tiene efectos beneficiosos a largo plazo: reduce el riesgo de alergias, de obesidad y de diabetes juvenil en el bebé. En la madre, dar el pecho de forma prolongada reduce el riesgo de cáncer de mama.

Como muchas otras madres, yo opté por la lactancia materna, ahora bien, creo que el bebé se va a criar igual de bien si es a través de la leche artificial. Desde mi punto de vista, se ha creado un movimiento un tanto radical en cuanto a este tema, parece que si sales a la calle y dices que no le das el pecho a tu hijo, te van a señalar con el dedo y tachar de mala madre, pero oye, ¡para gustos los colores! y cada una tienes sus razones, a cual más respetable, para decidir qué tipo de alimentación dar a su bebé. La lactancia materna requiere mucho esfuerzo, dedicación y sufrimiento, y a veces por circunstancias de la vida, no compensa.

Las primeras tomas son un poco caóticas,así que aprovecha los días que pases en el hospital para aprender a dar el pecho, y exponer tus y preocupaciones al personal médico, para que te puedas volver a casa con algo de práctica.

Antes de que suba la leche de verdad (alrededor del tercer día después del nacimiento), se produce el calostro, un líquido anaranjado denso y poco abundante, que es lo que, en principio, alimentará a tu bebé. Es un auténtico concentrado de leche que resulta muy importante para las primeras necesidades del recién nacido. Como es muy laxante, facilita la eliminación del meconio (las primeras heces del bebé), limitando así el riesgo de que el bebé contraiga ictericia. Es muy rico en grasas, azúcares, sal y proteínas. El calostro es extremadamente valioso para la salud del bebé, ya que constituye su primer medio de defensa contra los microbios. Contiene una concentración elevada de sustancias llamadas “IgA secretorios”, que tienen efecto anti-infeccioso y, además, estimulan el desarrollo del sistema inmunitario. De este modo, tu bebé no sólo estará mejor protegido contra las infecciones, sino que producirá más pronto sus propias defensas inmunitarias.

La leche materna, perfectamente digerible, se adapta a las necesidades del bebé durante todo el periodo de la lactancia. Al principio de la toma, la leche es clara, rica en agua y lactosa; es entonces cuando es más hidratante (leche acuosa). Después se espesa para convertirse en una “leche cremosa” más alimenticia. Por ello se aconseja dar primero un pecho y después el otro, alternativamente. La composición de la leche cambia de una mujer a otra, varía de un día a otro e incluso a lo largo del día; así, el contenido en materia grasa sube entre las 6h y las 10h de la mañana y es más elevado de día que de noche. La leche materna siempre está a la temperatura deseada, es aséptica y ofrece una gran diversidad de sabores al bebé, en función de la alimentación de la madre.

Si tú también decides dar el pecho a tu bebé, al principio ten en cuenta estas cosas:

  • Es un aprendizaje entre los dos. Nunca olvides que la lactancia es cosa de dos. Algunas mujeres se preparan muy bien para la lactancia, pero las primeras succiones no se producen como ellas desean. ¡El bebé también tiene su parte de responsabilidad! Puede costarle encontrar el pecho, ponerse nervioso, etc. La madre y el bebé están aprendiendo, y necesitarán varios días para estar a punto.
  • Dar el pecho al bebé es un momento muy especial, ¡que no estás obligada a compartir con el resto del mundo! Necesitas estar tranquilar, y la presencia de otras personas puede tener un efecto estresante. Tú bebé también necesita tranquilidad, sobre todo al principio, así que no dudes en exigir estar sola en ese momento en el hospital. Más adelante todo será más natural. Lo importante es que estés relajada y que notes al bebé tranquilo.
  • Una puede estar convencida de las ventajas de dar el pecho, haberse preparado durante semanas, abordarlo todo con serenidad y, sin embargo, tener momentos de desánimo. Todo esto es normal: el contexto en el que se dan las primeras tomas no es sencillo. La fatiga del parto, las molestias de una posible episiotomía, al bebé le cuesta cogerse al pecho, se tiene melancolía y sentimientos confusos. En resumen, se dan todas las condiciones para que pongas en duda tu decisión de dar el pecho, pero no te desanimes, poco a poco, todo volverá a la normalidad :).

¡¡Ánimo!!

Ayudando a mamá


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s