Pruebas médicas durante el embarazo

En este post voy a intentar enumerar las pruebas médicas a las que como embarazadas os tendréis que someter, al menos las mínimas. Lo normal es que en cada visita que hagas al ginecólogo, te hagan un control del peso y también de tu tensión arterial.ecografía primeriza

La ecografía es la prueba clave para toda embarazada, desde la vaginal, que te hacen las primeras semanas de gestación para comprobar que el embrión está bien implantado, pansando por las ecografías de las semanas 12 y 20 o la del tercer trimestre. Además de estas exploraciones ecográficas de rutina, el ginecólogo puede decidir realizar alguna más ante alguna enfermedad de la madre, como la diabetes gestacional, complicaciones en el embarazo, como placenta previa, o alguna anomalía en el feto… Las 3 ecografías clave de los 3 trimestres, van acompañadas de pruebas analíticas tanto de orina como de sangre para ir controlando también la salud de la madre.

En la semana 12, es fundamental comprobar el grosor del pliegue nucal a través de la ecografía denominada traslucencia nucal, que puede dar la voz de alarma sobre posibles anomalías fetales. Si el espesor del pliegue sobrepasa los parámetros considerados como normales, puede que el bebé padezca alguna malformación. No obstante, las alteraciones cromosómicas sólo pueden diagnosticarse al 100% examinando células o ADN fetal, ya sea del líquido amniótico, de la sangre o de las vellosidades coriales. En importante dejar claro que, nunca se diagnostican alteraciones cromosómicas, si no que que se indican probabilidades, que se calculan a través de una serie de variables, como la edad de la madre, la edad gestacional, el pliegue nucal, la cantidad de hormona gonadotropa coriónica y la proteína plasmática placentaria A asociada al embarazo. De hecho, la mayoría de los embarazos que dan positivo en un test de cribado son de fetos normales, pero en estos casos, es necesario hacer un estudio cromosómico para asegurar la normalidad. La única forma de descartar con certeza la presencia de una alteración es mediante el estudio de los cromosomas fetales. Esto actualmente sólo puede hacerse con las denominadas técnicas invasivas de diagnóstico prenatal (biopsia de corin o amniocentesis). Estos procedimientos, además de ser muy caros, suponen el uso de técnicas que conllevan un riesgo de pérdida del embarazo del 0,5% al 1%, mayor que el número de fetos con alteración cromosómica diagnosticados.

En la semana 20 de embarazo se practica otra ecografía fundamental para comprobar el desarrollo del bebé. Esta prueba intenta verificar la buena salud del bebé (explora sus movimientos, la cantidad de líquido amniótico, la presencia de miomas en el útero, la buena colocación de la placenta, el cordón umbilical…) y realiza un amplio recorrido por todas las estructuras y órganos del bebé. El objetivo: descartar malformaciones físicas. Se hace un examen exhaustivo por las estructuras cerebrales, la columna vertebral, órganos como el corazón, intestino, riñones, aparato geniral, la cara y el tórax, entre otras cosas. Por añadidura, ésta es la ecografía en la que se suele ver el sexo del bebé; el porcentaje de acierto es muy elevado, más del 98%.

Entre las semanas 24 y 28 se lleva a cabo el test de O’Sullivan, más conocido como “prueba del azúcar”, es una prueba destinada a valorar los niveles de azúcar en sangre, para diagnosticar los casos de diabetes gestacional. Se realiza una extracción de sangre y se mide la glucosa en sangre; a continuación, la embarazada debe ingerir un líquido que contiene 50 g. de azúcar disueltos en agua y una hora más tarde se vuelve a extraer sangre para medir de nuevo la glucosa en sangre. Si los resultados ofrecen unas cifras iguales o mayores a lo establecido, se puede sospechar una intolerancia a los hidratos de carbono o una diabetes gestacional. Para diagnosticar diabetes gestacional es necesario, en este caso, repetir el test para confirmarlo. Para ello se realiza la curva de glucemia o test de tolerancia oral a la glucosa, más conocido como “curva larga”, en esta prueba se monitorizan los valores de glucemia tras una sobrecarga oral de 100 gr. de glucosa y se realizan cuatro mediciones en intervales de una hora.

En cuanto a la ecografía del tercer trimestre, los especialistas están muy pendientes de la colocación del feto de cara al parto. Las llamadas presentaciones podálicas (de nalgas, de pie) o transversales (el niño está atravesado en el vientre materno) pueden dificultar el parto vaginal si el bebé no cambia de postura a tiempo. También en esta prueba se pueden detectar anomalías que no se han podido observar en la semana 20.

Entre las semanas 35 y 37 se lleva a cabo un cultivo vaginal, es una prueba médica que se realiza en el último trimestre del embarazo y que sirve para detectar posibles infecciones de estreptococos que pasen al recién nacido en el momento del parto. Mediante una especie de bastoncillo de algodón se extrae una muestra de exudado vaginal para su cultivo en el laboratorio. A veces, también se toma una muestra del recto. Si se encuentran en el cultivo, la madre tiene que ser tratada al comenzar la dilatación 0 cuando rompe aguas, para evitar una posible infección en el recién nacido al atravesar por el canal del parto. Una vez que te han hecho esta prueba si ha sido negativa, no se pueden mantener relaciones sexuales ni darse baños para evitar contraer infecciones.

A partir de la semana 40 se lleva a cabo la monitarozación fetal, los famosos “monitores”, sirven para controlar el estado de salud del bebé mediante el registro de la variación cardíaca del feto y de las contracciones maternas. Puede realizarse por vía externa o interna. Al interpretar el registro se puede determinar el riesgo de pérdida de bienestar fetal. El corazón del feto late a un promedio entre 120 y 160 pulsaciones por minuto. Una alteración significativa de ese ritmo, inferior o superior, delata que existe algún tipo de sufrimiento fetal, bien sea por falta de oxigeno, mala colocación o por cualquier otra causa.

Y… ¡ya está! tampoco son tantas pruebas al final ¿¿no?? 😉

¡Hasta la próxima!

Ayudando a mamá


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s