Entre tetinas

¡Buenos viernes! Hoy hablamos de ¡tetinas!

Ayudando a mamáMás de una me habéis preguntado por las distintas tetinas que nos podemos encontrar actualmente en el mercado. A la vista de todas las dudas que os han ido surgiendo he decidido escribir un post sobre los distintos tipos que hay.

Desde mi punto de vista y mi experiencia, no creo que haya unas mejores que otras, sino que todo es a criterio del bebé. Si dedicas unos días a ir probando distintas tetinas con tu bebé verás que él solito toma la decisión de cuál prefiere, y verás que se apaña mejor con una que con otras. De ahí que muchas veces oigas cosas del tipo: cuidado con esa tetina que es la favorita de mi hijo; sabes dónde podría encontrar esta tetina, es que a mi niño no le gusta otra…

Así que hoy vamos a profundizar en los misterios de los gustos de nuestros hijos, esos que más de una vez nos han dado algún quebradero de cabeza que se ha traducido en recorrer media ciudad en busca de una tetina concreta o en llevarnos un disgusto porque la tetina favorita de nuestro bebé está desaparecida en combate.

Según el material del que están fabricadas:

  • Tetinas de caucho: estas tetinas están fabricadas con goma natural, que se extrae del látex de la corteza del árbol Heveas Brasilensis. Las tetinas que se fabrican con caucho son resistentes, blandas, muy elásticas, transparentes y de color entre ámbar y amarillo.
  • Tetinas de silicona: se trata de un material bastante blando y menos elástico que el látex, que no absorbe ni el agua, ni los olores, ni los sabores, y su forma se mantiene inalterable.

Según el alimento que van a tomar:

  • Tetinas para líquidos.
  • Tetinas para papillas que cuentan con un orificio más ancho para la correcta succión de los alimentos más densos.

Según el ancho de su boca:

  • Boca estrecha, para los biberones de boca estrecha o menor diámetro.
  • Boca ancha, para los biberones de mayor diámetro.

Según su forma, podemos encontrar 3 tipos de tetinas, todas ellas se adaptan al arco del paladar del niño:

  • Tetinas redondas, se adaptan al ritmo de succión del bebé, gracias a sus diferentes posiciones.
  • Tetinas anatómicas, imitan la forma del pezón materno durante la succión.

Según el flujo de alimento que permite ingerir:

  • Tetina de flujo lento, ideales para los primeros días de vida del recién nacido, cuando succiona más despacio y para las tomas de agua (~ 0 a 2 meses)
  • Tetina de flujo medio, ideales para la leche, zumos y papillas más líquidas (~ 2 a 4 meses)
  • Tetina de flujo rápido, para las papillas más densas (~ 4 a 6 meses)
  • Tetina de papilla, facilita la succión de los alimentos más densos, como papilla o leche con cereales. (~ a partir de 6 meses).
  • Tetina de tres posiciones permite la salida de tres flujos distintos gracias al corte que, en función de cómo se coloque en la boca del niño, se abre dejando pasar una cantidad mínima, medio o máxima de líquido.

Como veis, existe un amplio abanico dónde elegir pero, al final, quien tiene la última palabra, es nuestro bebé, así que no os agobiéis y esperad a que él decida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s