10 consejos para pasar del pecho al biberón

bebé

¡Y llegó la hora del destete! Por suerte para unas, desgracia para otras, ha llegado la hora de volver al trabajo (o simplemente consideras que ha llegado la hora) y es el momento de que tu bebé se acostumbre al biberón y a la leche artificial (fórmula).

Ten en cuenta estos 10 consejos y saldrás triunfando:

  1. Ve introduciendo el biberón paulatinamente. El pequeño debe comenzar a familiarizarse con el biberón y la tetina antes de usarlos, por eso deja que juegue con ella, que la explore y la muerda, de este modo se sentirá cómodo de ir un poco más allá y succionar. Para el primer contacto lo más conveniente es darle el biberón al final del día, cuando lo hayas alimentado normalmente con tu pecho, llénalo con muy poca cantidad de leche materna y ofréceselo, de este modo lo incentivarás a chupar con el deseo de encontrar más.
  2. Es recomendable que su primer biberón se lo de otra persona que no seas tú, de este modo el bebé no se sentirá confuso preguntándose porque no está comiendo de donde habitualmente lo hace. No te quedes cerca, él (ella) podrá olerte y exigirá tu presencia y la de tus pechos en su alimentación.
  3. Como tu bebé deberá succionar diferente puede que al comienzo le cueste mucho, por eso se recomienda darle el biberón un poco antes de su hora habitual de comer, así tendrá hambre para intentarlo, pero no estará desesperado por comer, sensación que podría irritarlo si no consigue mamar como está acostumbrado.
  4. Al comienzo puedes alternar los dos tipos de alimentación y ver las reacciones de tu bebé, saltar una toma de pecho y dar biberón, si notas que se adapta bien podrás suspender definitivamente la lactancia materna. Ante cualquier duda consulta a tu pediatra.
  5. Acorta el tiempo de duración de la lactancia materna, un paso importante para que el bebé se vaya acostumbrando al cambio.
  6. Antes de elegir la fórmula que usarás consulta a tu pediatra, recuerda que cada bebé es diferente y que no reacciona igual a las mismas marcas o compuestos. Las tetinas también son un mundo, si ves que con la tetina que le das no logra succionar, cámbiala por una parecida a la que tiene en el chupete, del mismo material para que la sensación sea similar (recuerda que hay tetinas de flujo lento, medio y rápido y para papillas espesas). Del mismo modo es fundamental probar darle la leche a distintas temperaturas para encontrar la que más le agrade.
  7. Si has probado todas las marcas y no das con una fórmula que le guste, puedes probar a mezclar leche materna con un poquito de fórmula, al principio muy poquita fórmula, e ir invirtiendo la proporción poco a poco, para que el bebé se vaya haciendo al sabor.
  8. A algunos bebés les puede agradar que los alimenten con el biberón en la posición habitual que tenían para tomar pecho, pero a otros los puede confundir e irritar, por eso es bueno probar diferentes posiciones hasta encontrar aquella en la que el niño mame sin problema. Puedes sentarlo en tu regazo con su espalda contra ti, sentarlo en una sillita y darle de comer de frente o ver cómo reacciona si usas la misma postura de siempre.
  9. Intenta darle el biberón, si lo rechaza y llora, cálmalo y prueba nuevamente. Intenta hasta tres veces seguidas antes de desistir, pero tras la última vez que lo rechaza espera al menos 10 minutos para darle el pecho, así evitas que tu bebé asocie el rechazo del biberón con la recompensa de la teta de mamá. Una o dos horas después de amamantarlo, ofrece nuevamente el biberón. Es importante que el bebé esté despierto y receptivo pero que no esté muy hambriento o su irritabilidad le impedirá probar con algo nuevo.
  10. Si no hay forma de que el niño acepte el biberón, antes de modificar alguno de los elementos deberás intentarlo durante algunos días, al menos un par, pues si cambias con mucha frecuencia de mamila o técnica solo conseguirás confundir y frustrar más al bebé.

Debes saber que cuando se trata de pasar del pecho al biberón cada pequeño es diferente, por lo tanto debes evitar culpabilizarte, frustrarte o perder la paciencia. Le has dado el pecho a tu bebé durante un tiempo determinado y ahora llega el momento de pasar a otra etapa, pero el cambio debe ser gradual, lleno de amor y paciencia para que ninguno de los dos se frustre. Retira la leche materna de forma progresiva, durante el proceso es importante:

  • No perder la paciencia o culparte “si lo hubiera hecho así” o “si no tuviera que trabajar”. Esto no soluciona el problema y solo genera una carga emocional negativa.
  • Se constante y paciente y actúa con inteligencia.
  • Ten en cuenta que hay bebés que nunca aceptan el biberón porque simplemente no les gusta. En ese caso lo mejor que puedes hacer es optar por una taza de entrenamiento, el vasito. Debes acostumbrar a tu bebé a usarlo con la misma técnica que el biberón: sujétalo con su espalda erguida, inclina ligeramente el vaso y deja que salga un poco de leche, el niño la probará y enseguida querrá beber más.
  • Y recuerda además que a partir de los 6 meses puedes comenzar a darle papillas, lo que complementará su alimentación. Ante cualquier duda, consulta a tu pediatra quien podrá asesorarte en todo lo que necesites.

¡Ánimo mamá! Y hasta la próxima.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s